Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.28.47

Texto

ātmānaṁ śocatī dīnam
abandhuṁ viklavāśrubhiḥ
stanāv āsicya vipine
susvaraṁ praruroda sā

Palabra por palabra

ātmānam—por sí misma; śocatī—lamentarse; dīnam—desdichada; abandhum—sin un amigo; viklava—con el corazón roto; aśrubhiḥ—con lágrimas; stanau—sus senos; āsicya—humedecer; vipine—en el bosque; susvaram—en voz alta; praruroda—comenzó a llorar; sā—ella.

Traducción

Sola y viuda en medio del bosque, la hija de Vidarbha comenzó a lamentarse a grandes voces, derramando lágrimas incesantes que humedecieron sus senos.

Significado

En sentido simbólico, se considera que la reina es el discípulo del rey; cuando el cuerpo mortal del maestro espiritual expira, sus discípulos deben llorar tanto como la reina cuando el rey abandona el cuerpo. Sin embargo, el discípulo y el maestro espiritual nunca se separan, porque si el discípulo sigue estrictamente las instrucciones del maestro espiritual, él siempre le acompaña. Esa relación se denomina vāṇī (palabras). La presencia física se denomina vapuḥ. Mientras el maestro espiritual está físicamente presente, el discípulo debe ofrecer servicio a su cuerpo físico, y cuando la existencia fisica del maestro espiritual llega a su fin, el discípulo debe ofrecer servicio a sus instrucciones.