Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 1.12.29

Texto

iti rājña upādiśya
viprā jātaka-kovidāḥ
labdhāpacitayaḥ sarve
pratijagmuḥ svakān gṛhān

Palabra por palabra

iti—así pues; rājñe—al rey; upādiśya—habiendo aconsejado; viprāḥ—personas bien versadas en los Vedas; jātaka-kovidāḥ—personas expertas en astrología y en la ejecución de ceremonias natales; labdha-apacitayaḥ—aquellos que recibieron suntuosamente como remuneración; sarve—todos ellos; pratijagmuḥ—regresaron; svakān—a sus propias; gṛhān—casas.

Traducción

De ese modo, aquellos que eran expertos en el conocimiento astrológico y en la ejecución de la ceremonia natal, instruyeron al rey Yudhiṣṭhira en lo referente a la futura historia de su hijo. Luego, habiendo sido remunerados suntuosamente, todos regresaron a sus respectivos hogares.

Significado

Los Vedas son una mina de conocimiento tanto material como espiritual. Pero ese conocimiento apunta hacia la perfección de la autorrealización. En otras palabras, los Vedas constituyen la guía para todos los aspectos de la vida del hombre civilizado. Como la vida humana es la oportunidad de liberarse de todos los sufrimientos materiales, el conocimiento de los Vedas la guía debidamente en las cuestiones relativas tanto a las necesidades materiales como a la salvación espiritual. La clase específica de hombres inteligentes que se consagran en particular al conocimiento de los Vedas, se denominan los vipras, o los graduados en conocimiento védico. En los Vedas hay diferentes ramas del conocimiento, de las cuales la astrología y la patología son dos de las más importantes y necesarias para el hombre común. De modo que, para guiar a la sociedad, los hombres inteligentes, conocidos por lo general como brāhmaṇas, se encargaban de todas las diferentes ramas del conocimiento védico. Esos hombres inteligentes se encargaban incluso del departamento de la educación militar (Dhanur Veda), y los vipras también eran maestros de esa sección del conocimiento, como en el caso de Droṇācārya, Kṛpācārya, etc.

La palabra vipra que se menciona aquí, es significativa. Hay una pequeña diferencia entre los vipras y los brāhmaṇas. Los vipras son aquellos expertos en karma-kāṇḍa, o actividades fruitivas, y guían a la sociedad hacia la satisfacción de las necesidades materiales de la vida, mientras que los brāhmaṇas son expertos en el conocimiento espiritual acerca de la trascendencia. Este departamento del conocimiento se llama el upāsanā-kāṇḍa. La cumbre del upāsanā-kāṇḍa la constituye el servicio devocional del Señor Viṣṇu, y cuando los brāhmaṇas alcanzan la perfección, reciben el nombre de vaiṣṇavas. La adoración de Viṣṇu es la más elevada de las formas de adoración. Los brāhmaṇas elevados son vaiṣṇavas que están dedicados al trascendental servicio amoroso del Señor, y por eso el Śrīmad-Bhāgavatam, que es la ciencia del servicio devocional, les es muy querido a los vaiṣṇavas. Y como se explica al comienzo del Śrīmad-Bhāgavatam, este es el fruto maduro del conocimiento védico, y es una materia superior que se encuentra por encima de los tres kāṇḍas, es decir, el karma, el jñāna y el upāsanā.

Entre los expertos en karma-kāṇḍa, los vipras expertos en jātaka eran buenos astrólogos que, simplemente mediante los cálculos astrales del tiempo (lagna), podían predecir toda la historia futura de un niño recién nacido. Esos expertos vipra-jātaka estaban presentes durante el nacimiento de Mahārāja Parīkṣit, y su abuelo, Mahārāja Yudhiṣṭhira, los recompensó lo suficiente con oro, tierras, aldeas, granos y otras cosas valiosas e indispensables en la vida, entre las cuales también se incluían las vacas. En la estructura social existe la necesidad de dichos vipras, y el Estado tiene el deber de mantenerlos cómodamente, tal como se concibe en el proceso védico. Como esos expertos vipras eran remunerados suficientemente por el Estado, podían prestarle a la gente un servicio gratuito, y de esa manera este departamento del conocimiento védico podía estar a la disposición de todos.