Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.8.18

Texto

stana-dvayaṁ cātikṛśodarī samaṁ
nirantaraṁ candana-kuṅkumokṣitam
tatas tato nūpura-valgu śiñjitair
visarpatī hema-lateva sā babhau

Palabra por palabra

stana-dvayam—sus dos pechos; ca—también; ati-kṛśa-udarī—con la parte media del cuerpo muy fina; samam—con igualdad; nirantaram—constantemente;candana-kuṅkuma—con pasta de sándalo y kuṅkuma, un polvo rojizo; ukṣitam—ungidos; tataḥ tataḥ—de un lugar a otro; nūpura—de campanitas tobilleras;valgu—muy hermosa; śiñjitaiḥ—con el suave resonar; visarpatī—caminar; hema-latā—una enredadera de oro; iva—exactamente igual; sā—la diosa de la fortuna; babhau—parecía.

Traducción

Sus pechos, simétricos y bien formados, estaban cubiertos de pasta de sándalo y polvo de kuṅkuma; tenía la cintura muy fina. Al caminar de un lugar a otro, las campanitas de sus tobillos tintineaban dulcemente; parecía una enredadera hecha de oro.