Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.22.6-7

Texto

yasmin vairānubandhena
vyūḍhena vibudhetarāḥ
bahavo lebhire siddhiṁ
yām u haikānta-yoginaḥ
tenāhaṁ nigṛhīto ’smi
bhavatā bhūri-karmaṇā
baddhaś ca vāruṇaiḥ pāśair
nātivrīḍe na ca vyathe

Palabra por palabra

yasmin—a Ti; vaira-anubandhena—tratando constantemente como enemigo; vyūḍhena—firmemente establecidos en esa inteligencia; vibudha-itarāḥ—los demonios (los que no son semidioses); bahavaḥ—muchos de ellos; lebhire—alcanzaron;siddhim—perfección; yām—la cual; u ha—es bien conocida; ekānta-yoginaḥ—igual a los mayores logros de los grandesyogīs místicos; tena—por lo tanto; aham—yo; nigṛhītaḥ asmi—aunque estoy siendo castigado; bhavatā—por Tu Señoría;bhūri-karmaṇā—que puedes hacer muchas cosas maravillosas; baddhaḥ ca—me encuentro apresado y atado; vāruṇaiḥ pāśaiḥ—con las cuerdas de Varuṇa; na ati-vrīḍe—no me avergüenzo de ello en absoluto; na ca vyathe—ni sufro mucho.

Traducción

Muchos demonios que siempre se mostraron hostiles contra Ti acabaron por alcanzar la perfección de los grandes yogīsmísticos. Tu Señoría puede cumplir muchos fines con una sola acción; por eso, aunque me has impuesto muchos castigos, no me siento avergonzado de que me hayas atado con las cuerdas de Varuṇa, ni estoy dolido por ello.

Significado

Bali Mahārāja reconoció que el Señor era misericordioso, no solo con él, sino con muchos otros demonios. El Señor Supremo reparte esa misericordia con generosidad, y por ello se dice que es infinitamente misericordioso. Bali Mahārāja era, de hecho, un devoto completamente entregado; sin embargo, algunos demonios, que no tenían nada de devotos y que eran verdaderos enemigos del Señor, alcanzaron la misma posición gloriosa que los grandes yogīs místicos. Bali Mahārāja se daba cuenta de que, detrás de aquel castigo del Señor, tenía que haber algún propósito oculto. Por esa razón, aunque la Suprema Personalidad de Dios le había puesto en una situación muy difícil, no se sentía ni infeliz ni avergonzado.