Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 7.10.48

Texto

yūyaṁ nṛ-loke bata bhūri-bhāgā
lokaṁ punānā munayo ’bhiyanti
yeṣāṁ gṛhān āvasatīti sākṣād
gūḍhaṁ paraṁ brahma manuṣya-liṅgam

Palabra por palabra

yūyam—todos ustedes (los Pāṇḍavas); nṛ-loke—en este mundo material; bata—sin embargo; bhūri-bhāgāḥ—extraordinariamente afortunados; lokam—todos los planetas; punānāḥ—quienes pueden purificar; munayaḥ—las grandes personas santas; abhiyanti—van casi siempre a visitar; yeṣām—de quienes; gṛhān—la casa; āvasati—reside en; iti—así; sākṣāt—directamente; gūḍham—muy confidencial; param brahma—la Suprema Personalidad de Dios; manuṣya-liṅgam—con el aspecto de un simple ser humano.

Traducción

Nārada Muni continuó: Mi querido Mahārāja Yudhiṣṭhira, todos ustedes (los Pāṇḍavas) son extraordinariamente afortunados, pues la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, vive en su palacio con el aspecto de un ser humano corriente. Las grandes personas santas lo saben muy bien, y por ello visitan constantemente su casa.

Significado

Después de escuchar las actividades de Prahlāda Mahārāja, el devoto puro debe estar muy deseoso de seguir sus pasos; sin embargo, también podría desanimarse, al pensar que no todos los devotos pueden elevarse hasta el nivel de Prahlāda Mahārāja. Esa es la naturaleza del devoto puro; siempre se considera el más bajo, incompetente y sin buenas cualidades. Por eso, es muy probable que Mahārāja Yudhiṣṭhira, cuyo nivel de servicio devocional era igual al de Prahlāda Mahārāja, tras escuchar la narración de las actividades de Prahlāda Mahārāja, estuviera considerando la humildad de su propia posición. Nārada Muni, sin embargo, supo entender la mente de Mahārāja Yudhiṣṭhira, de modo que le animó inmediatamente, diciéndole que los Pāṇḍavas no eran menos afortunados; estaban al mismo nivel que Prahlāda Mahārāja, ya que, del mismo modo que el Señor Nṛsiṁhadeva había aparecido por causa de Prahlāda, la Suprema Personalidad de Dios, en Su forma original de Kṛṣṇa, estaba viviendo siempre con los Pāṇḍavas. Aunque estos, debido a la influencia de la energía yogamāyā de Kṛṣṇa, no podían pensar en lo afortunados que eran, todas las personas santas, y entre ellas el gran sabio Nārada, podían comprenderlo, de manera que iban continuamente a visitar a Mahārāja Yudhiṣṭhira.

Todo devoto puro que permanece consciente de Kṛṣṇa ininterrumpidamente es muy afortunado por naturaleza. La palabra nṛ-loke, que significa «en el mundo material», indica que, antes de los Pāṇḍavas, hubo muchísimos devotos, como los descendientes de la dinastía Yadu, o Vasiṣṭha, Marīci, Kaśyapa, el Señor Brahmā y el Señor Śiva, todos los cuales eran sumamente afortunados. Sin embargo, los Pāṇḍavas eran mejores todavía, pues Kṛṣṇa en persona vivía con ellos constantemente. Por esa razón, Nārada Muni mencionó específicamente que, en el mundo material (nṛ-loke), los Pāṇḍavas eran los más afortunados.