Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.6.6

Texto

athaivam akhila-loka-pāla-lalāmo ’pi vilakṣaṇair jaḍavad avadhūta-veṣa-bhāṣā-caritair avilakṣita-bhagavat-prabhāvo yogināṁ sāmparāya-vidhim anuśikṣayan sva-kalevaraṁ jihāsur ātmany ātmānam asaṁvyavahitam anarthāntara-bhāvenānvīkṣamāṇa uparatānuvṛttir upararāma.

Palabra por palabra

atha—a continuación; evam—de este modo; akhila-loka-pāla-lalāmaḥ—el jefe de todos los reyes y monarcas del universo;api—aunque; vilakṣaṇaiḥ—diversos; jaḍa-vat—como si fuese estúpido; avadhūta-veṣa-bhāṣā-caritaiḥ—con el atuendo, el lenguaje y las características de un avadhūta; avilakṣita-bhagavat-prabhāvaḥ—ocultando la opulencia de la Suprema Personalidad de Dios (permaneciendo como un ser humano cualquiera); yoginām—de los yogīs; sāmparāya-vidhim—el método para abandonar el cuerpo material; anuśikṣayan—enseñar; sva-kalevaram—Su propio cuerpo personal, que no es material en absoluto; jihāsuḥ—deseando abandonar como un ser humano corriente; ātmani—a Vāsudeva, la persona original; ātmānam—Él mismo, el Señor Ṛṣabhadeva, que era un āveśa-avatāra del Señor Viṣṇu; asaṁvyavahitam—sin intervención de la energía ilusoria; anartha-antara-bhāvena—Él mismo en la posición de Viṣṇu; anvīkṣamāṇaḥ—viendo siempre; uparata-anuvṛttiḥ—que estaba actuando como si abandonase Su cuerpo material; upararāma—puso fin a Sus actividades como el rey de este planeta.

Traducción

El Señor Ṛṣabhadeva era el jefe de todos los reyes y emperadores del universo, pero asumió el atuendo y el lenguaje de unavadhūta para actuar como si fuese un tonto y estuviese encadenado a lo material. Por esa razón, nadie pudo ver Su opulencia divina. Si adoptó esa línea de conducto, fue tan solo para enseñar a los yogīs cómo abandonar el cuerpo. No obstante, Se mantuvo en Su posición original como expansión plenaria del Señor Vāsudeva, Kṛṣṇa, y permaneciendo siempre en ese estado, puso final a Sus pasatiempos como el Señor Ṛṣabhadeva en el mundo material. Si podemos seguir los pasos del Señor Ṛṣabhadeva y abandonar el cuerpo sutil, no habrá la menor posibilidad de que tengamos que aceptar de nuevo un cuerpo material.

Significado

El Señor Kṛṣṇa dice en el Bhagavad-gītā (4.9):

janma karma ca me divyam
evaṁ yo vetti tattvataḥ
tyaktvā dehaṁ punar janma
naiti mām eti so ’rjuna

«¡Oh, Arjuna!, aquel que conoce la naturaleza trascendental de Mi advenimiento y actividades, al abandonar el cuerpo no vuelve a nacer en este mundo material, sino que alcanza Mi morada eterna».

Esto es posible cuando nos mantenemos en la posición de sirvientes eternos del Señor Supremo. Debemos entender nuestra posición constitucional, y también la posición constitucional del Señor Supremo. Nosotros y Él tenemos la misma identidad espiritual. Permaneciendo como sirvientes del Señor Supremo, debemos evitar el tener que nacer de nuevo en el mundo material. Si nos mantenemos espiritualmente sanos, considerándono sirvientes eternos del Señor Supremo, cuando llegue el momento de abandonar el cuerpo material, tendremos éxito.