Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.5.33

Texto

tasya ha yaḥ purīṣa-surabhi-saugandhya-vāyus taṁ deśaṁ daśa-yojanaṁ samantāt surabhiṁ cakāra.

Palabra por palabra

tasya—Su; ha—en verdad; yaḥ—que; purīṣa—del excremento; surabhi—con el aroma; saugandhya—de agradable fragancia; vāyuḥ—el aire; tam—ese; deśam—país; daśa—hasta diez; yojanam—yojanas (una yojana equivale a trece kilómetros); samantāt—alrededor; surabhim—aromática; cakāra—hecha.

Traducción

La gente, al ver la condición en que permanecía el Señor Ṛṣabhadeva, dejó de molestarlo; sin embargo, Sus excrementos y Su orina no desprendían ningún mal olor. Muy al contrario: era una fragancia tan agradable que perfumaba todo el campo en un área de más de cien kilómetros a la redonda.

Significado

A partir de este hecho, podemos asumir con certeza que el Señor Ṛṣabhadeva era trascendental y bienaventurado. Su excremento y Su orina eran completamente distintos del excremento y la orina materiales; tanto, que desprendían un agradable perfume. En el mundo material, se considera que el excremento de vaca es puro y antiséptico. Las boñigas de vaca se pueden apilar sin temor de que desprendan malos olores que puedan resultar molestos. Podemos dar por sentado que, en el mundo espiritual, el excremento y la orina también tienen un agradable perfume. De hecho, el excremento y la orina del Señor Ṛṣabhadeva impregnaron toda la atmósfera de un agradable perfume.