Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.5.31

Texto

ati-sukumāra-kara-caraṇoraḥ-sthala-vipula-bāhv-aṁsa-gala-vadanādy-avayava-vinyāsaḥ prakṛti-sundara-svabhāva-hāsa-sumukho nava-nalina-dalāyamāna-śiśira-tārāruṇāyata-nayana-ruciraḥ sadṛśa-subhaga-kapola-karṇa-kaṇṭha-nāso vigūḍha-smita-vadana-mahotsavena pura-vanitānāṁ manasi kusuma-śarāsanam upadadhānaḥ parāg-avalambamāna-kuṭila-jaṭila-kapiśa-keśa-bhūri-bhāro ’vadhūta-malina-nija-śarīreṇa graha-gṛhīta ivādṛśyata.

Palabra por palabra

ati-su-kumāra—muy delicados; kara—manos; caraṇa—pies; uraḥ-sthala—pecho; vipula—largos; bāhu—brazos; aṁsa—hombros; gala—cuello; vadana—rostro; ādi—etc.; avayava—miembros; vinyāsaḥ—en la posición adecuada; prakṛti—por naturaleza; sundara—encantadora; sva-bhāva—espontánea; hāsa—con sonrisa; su-mukhaḥ—Su hermosa boca; nava-nalina-dalāyamāna—con el aspecto de los pétalos de una flor de loto recién brotada; śiśira—eliminar los sufrimientos; tāra—los iris; aruṇa—rojizos; āyata—amplios; nayana—con ojos; ruciraḥ—encantadores; sadṛśa—esa; subhaga—belleza; kapola—frente; karṇa—oídos; kaṇṭha—cuello; nāsaḥ—Su nariz; vigūḍha-smita—de dulce sonrisa; vadana—con Su rostro; mahā-utsavena—con el aspecto de un festival; pura-vanitānām—de mujeres casadas; manasi—en el corazón; kusuma-śarāsanam—Cupido; upadadhānaḥ—despertar; parāk—por todas partes; avalambamāna—extendidos; kuṭila—rizados; jaṭila—enmarañados; kapiśa—castaños; keśa—de cabellos; bhūri-bhāraḥ—con gran abundancia; avadhūta—descuidado; malina—sucio; nija-śarīreṇa—con Su cuerpo; graha-gṛhītaḥ—poseído por fantasmas; iva—como si; adṛśyata—tenía aspecto.

Traducción

Las manos, los pies y el pecho del Señor Ṛṣabhadeva eran muy grandes. Sus hombros, Su rostro y Sus extremidades, muy delicados y de proporciones simétricas. Una sonrisa espontánea embellecía Su hermosa boca; Sus ojos rojizos, alargados como pétalos de una flor de loto recién brotada y cubierta con el rocío de la mañana, Le daban un encanto extraordinario. Los iris de Sus ojos eran tan agradables que eliminaban por completo los pesares de todo el que Le veía. Su frente, Sus oídos, Su cuello, Su nariz, y todos Sus demás rasgos eran muy hermosos. Con Su amable sonrisa, Su cara era tan hermosa que atraía incluso el corazón de las mujeres casadas. Era como si Cupido las hiriese con sus flechas. Una abundante cabellera de color castaño, rizada y despeinada, cubría Su cabeza. Tenía el cabello enmarañado, ya que descuidaba Su cuerpo y estaba sucio. Su aspecto era el de una persona poseída por un fantasma.

Significado

El Señor Ṛṣabhadeva pasaba por alto hasta los más elementales cuidados del cuerpo; pero aun así, Sus trascendentales rasgos eran tan atractivos que incluso las mujeres casadas se sentían atraídas por Él. Su belleza, combinada con Su suciedad, daban la impresión de que Su hermoso cuerpo estuviera poseído por un fantasma.