Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.26.9

Texto

evam evāndhatāmisre yas tu vañcayitvā puruṣaṁ dārādīn upayuṅkte yatra śarīrī nipātyamāno yātanā-stho vedanayā naṣṭa-matir naṣṭa-dṛṣṭiś ca bhavati yathā vanaspatir vṛścyamāna-mūlas tasmād andhatāmisraṁ tam upadiśanti.

Palabra por palabra

evam—de este modo; eva—ciertamente; andhatāmisre—en el planeta infernal conocido con el nombre de Andhatāmisra; yaḥ—la persona que; tu—pero; vañcayitvā—engañando; puruṣam—a otra persona; dāra-ādīn—de la esposa y los hijos; upayuṅkte—disfruta; yatra—donde; śarīrī—la persona encarnada; nipātyamānaḥ—arrojada violentamente; yātanā-sthaḥ—siempre situada en condiciones de sufrimiento insoportable; vedanayā—con ese sufrimiento; naṣṭa—perdida; matiḥ—cuya conciencia; naṣṭa—perdida; dṛṣṭiḥ—cuya vista; ca—también; bhavati—se vuelve; yathā—tanto como; vanaspatiḥ—los árboles; vṛścyamāna—siendo cortados; mūlaḥ—cuya raíz; tasmāt—debido a esto; andhatāmisram—Andhatāmisra; tam—a ese; upadiśanti—ellos llaman.

Traducción

El destino de la persona que se vale de engaños y disimulos para disfrutar de la esposa y de los hijos de otro hombre es el infierno Andhatāmisra. Allí se encuentra en la misma situación que un árbol que está siendo cortado de raíz. Ya antes de llegar a Andhatāmisra, la entidad viviente pecaminosa tiene que padecer sufrimientos insoportables, que le hacen perder la inteligencia y la vista. Esa es la razón del nombre que los grandes sabios han dado a ese infierno, Andhatāmisra.