Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.4.3

Texto

tato viniḥśvasya satī vihāya taṁ
śokena roṣeṇa ca dūyatā hṛdā
pitror agāt straiṇa-vimūḍha-dhīr gṛhān
premṇātmano yo ’rdham adāt satāṁ priyaḥ

Synonyms

tataḥ — entonces; viniḥśvasya — resollando; satī — Satī; vihāya — dejar; tam — a él (el Señor Śiva); śokena — por desconsuelo; roṣeṇa — por ira; ca — y; dūyatā — afligida; hṛdā — con el corazón; pitroḥ — de su padre; agāt — se marchó; straiṇa — por su naturaleza femenina; vimūḍha — confundida; dhīḥ — inteligencia; gṛhān — a la casa; premṇā — por afecto; ātmanaḥ — de su cuerpo; yaḥ — quien; ardham — la mitad; adāt — dio; satām — al santo; priyaḥ — querida.

Translation

A continuación, Satī dejó a su esposo, el Señor Śiva, quien por afecto le había dado la mitad de su cuerpo. Resollando de ira y desconsuelo, se marchó a casa de su padre. Fue un acto poco inteligente, que se debió a su condición de débil mujer.

Purport

SIGNIFICADO: Según el concepto védico de la vida familiar, el esposo da a su esposa la mitad de su cuerpo, y ella le da la mitad del suyo a su esposo. En otras palabras, un esposo sin esposa, o viceversa, una esposa sin esposo, están incompletos. Entre el Señor Śiva y Satī existía esa relación marital védica. A veces ocurre que, por debilidad, en la mujer se despierta una intensa atracción por la familia que dejó en la casa paterna, y eso es lo que le ocurrió a Satī. En este verso se indica concretamente que, por debilidad femenina, ella quería dejar a un esposo con tantas cualidades como el Señor Śiva. En otras palabras, la debilidad femenina está presente incluso en la relación entre marido y mujer. Por lo general, la causa de las separaciones matrimoniales es el comportamiento de la mujer; el divorcio se debe a la debilidad femenina. Lo mejor que puede hacer una mujer es regirse por las órdenes su esposo. Eso hace que la vida familiar discurra muy pacífica. Incluso en relaciones familiares tan elevadas como la de Satī y el Señor Śiva es posible que a veces surjan desavenencias, pero esas desavenencias no deben dar pie a que la esposa abandone la protección que le brinda su esposo. Si lo hace, debe entenderse que es por debilidad femenina.