Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.4.19

Texto

na veda-vādān anuvartate matiḥ
sva eva loke ramato mahā-muneḥ
yathā gatir deva-manuṣyayoḥ pṛthak
sva eva dharme na paraṁ kṣipet sthitaḥ

Palabra por palabra

na—no; veda-vādān—reglas y regulaciones de los Vedas; anuvartate—siguen; matiḥ—la mente; sve—en su propia; eva—ciertamente; loke—en el ser; ramataḥ—disfrutar; mahā-muneḥ—de trascendentalistas elevados; yathā—como; gatiḥ—el sendero; deva-manuṣyayoḥ—de los hombres y de los semidioses; pṛthak—por separado; sve—en su propio; eva—solo; dharme—deber propio de la ocupación; na—no; param—otro; kṣipet—debe criticar; sthitaḥ—estando situado.

Traducción

Es mejor cumplir con los propios deberes que criticar los ajenos. Los trascendentalistas elevados pueden a veces prescindir de las reglas y regulaciones de los Vedas, pues no necesitan seguirlas. Son como los semidioses, que viajan por el espacio mientras que los hombres comunes viajan por la superficie de la Tierra.

Significado

El comportamiento del trascendentalista más elevado parece idéntico al del alma condicionada más caída. El trascendentalista elevado puede pasar por encima de todas las regulaciones de los Vedas, de la misma manera que los semidioses viajan por el espacio y pasan por encima de las selvas y montañas de la superficie del globo, mientras que el hombre común, que carece de la capacidad de viajar por el espacio, tiene que enfrentarse con todos esos obstáculos. Aunque en apariencia no cumpla todas las reglas y regulaciones de los Vedas, el muy querido Señor Śiva no se ve afectado por esa desobediencia, pero un hombre común que desee imitarle, cometerá una equivocación. El hombre común debe observar todas las reglas y regulaciones de los Vedas que una persona situada en la posición trascendental no necesita observar. Dakṣa criticó al Señor Śiva por no observar las estrictas reglas y regulaciones védicas, pero Satī hizo hincapié en que él no tiene necesidad de observarlas. Se dice que las consideraciones de pureza o impureza no son para el que es poderoso como el sol o como el fuego. La luz del sol puede esterilizar un lugar impuro, pero cualquier otro que pase por ese lugar se contaminará. No debemos tratar de imitar al Señor Śiva; mejor, debemos seguir estrictamente los deberes prescritos para nuestra ocupación. Nunca se debe difamar a una gran personalidad como el Señor Śiva.