Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.30.30

Texto

asāv eva varo ’smākam
īpsito jagataḥ pate
prasanno bhagavān yeṣām
apavarga-gurur gatiḥ

Synonyms

asau — esa; eva — ciertamente; varaḥ — bendición; asmākam — nuestra; īpsitaḥ — deseada; jagataḥ — del universo; pate — ¡oh, Señor!; prasannaḥ — satisfecho; bhagavān — la Suprema Personalidad de Dios; yeṣām — con quien; apavarga — del servicio amoroso trascendental; guruḥ — el maestro; gatiḥ — el objetivo supremo de la vida.

Translation

¡Oh, Señor del universo!, Tú eres el verdadero maestro de la ciencia del servicio devocional. Nosotros estamos satisfechos de que Tu Señoría sea el objetivo supremo de nuestras vidas, y oramos pidiendo que estés satisfecho con nosotros. Esa es la bendición que te pedimos. Nuestro único deseo es que Te sientas completamente satisfecho.

Purport

SIGNIFICADO: En este verso son muy significativas las palabras apavarga-gurur gatiḥ. Según el Śrīmad-Bhāgavatam (1.2.11), el Señor Supremo es la realidad esencial de la Verdad Absoluta. Brahmeti paramātmeti bhagavān iti śabdyate: la Verdad Absoluta se percibe en tres aspectos: el Brahman impersonal, el Paramātmā localizado, y, finalmente, la Suprema Personalidad de Dios, Bhagavān. La palabra apavarga significa «liberación». Pavarga significa «existencia material». En la existencia material, estamos siempre trabajando arduamente, pero al final siempre fracasamos. Morimos y tenemos que aceptar otro cuerpo para volver a trabajar arduamente. Es el ciclo de la existencia material. Apavarga es todo lo contrario. En lugar de trabajar arduamente como perros y gatos, regresamos al hogar, de vuelta a Dios. El primer aspecto de la liberación es fundirse en la refulgencia de Brahman del Señor Supremo. Ese es el concepto que defiende la jñānī-sampradāya, es decir, los filósofos especuladores, pero superior a esto es percibir a la Suprema Personalidad de Dios. Cuando el devoto entiende que el Señor Se siente satisfecho, la liberación, es decir, la fusión en la refulgencia del Señor, no es algo difícil. Para acercarse a la Suprema Personalidad de Dios hay que pasar por la refulgencia impersonal del Brahman, del mismo modo que para acercarse al Sol hay que pasar por la luz del Sol. Para quien ha satisfecho a la Suprema Personalidad de Dios, fundirse en la refulgencia impersonal del Señor no es difícil.