Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.11.11

Texto

sarva-bhūtātma-bhāvena
bhūtāvāsaṁ hariṁ bhavān
ārādhyāpa durārādhyaṁ
viṣṇos tat paramaṁ padam

Palabra por palabra

sarva-bhūta—en todas las entidades vivientes; ātma—en la Superalma; bhāvena—con meditación; bhūta—de toda existencia; āvāsam—la morada; harim—el Señor Hari; bhavān—tú; ārādhya—por adorar; āpa—has alcanzado; durārādhyam—muy difícil de propiciar; viṣṇoḥ—del Señor Viṣṇu; tat—esa; paramam—suprema; padam—situación.

Traducción

Es muy difícil alcanzar la morada espiritual de Hari, en los planetas Vaikuṇṭhas, pero tú eres tan afortunado que, por haberlo adorado a Él como morada suprema de todas las entidades vivientes, estás ya destinado a esa morada.

Significado

Los cuerpos materiales de las entidades vivientes no pueden existir sin la protección del alma espiritual y de la Superalma. El alma espiritual depende de la Superalma, que se encuentra incluso en el átomo. Por lo tanto, puesto que todo, lo material y lo espiritual, depende por completo del Señor Supremo, en este verso se define al Señor Supremo con la palabra bhūtāvāsa. Dhruva Mahārāja, como kṣatriya, podría haber discutido los argumentos de su abuelo, Manu, cuando este le pidió que dejase de luchar. Aunque Dhruva podría haberle dicho que su deber como kṣatriya era luchar con el enemigo, Manu le indicó que toda entidad viviente es residencia del Señor Supremo, y que todas ellas pueden ser consideradas templos del Señor, de manera que no está permitida la matanza injustificada de ninguna entidad viviente.