Skip to main content

Capítulo 10

Dhruva Mahārāja lucha con los yakṣas

Texto

maitreya uvāca
prajāpater duhitaraṁ
śiśumārasya vai dhruvaḥ
upayeme bhramiṁ nāma
tat-sutau kalpa-vatsarau

Palabra por palabra

maitreyaḥ uvāca—el gran sabio Maitreya continuó; prajāpateḥ—del prajāpati; duhitaram—hija; śiśumārasya—de Śiśumāra; vai—ciertamente; dhruvaḥ—Dhruva Mahārāja; upayeme—se casó; bhramim—Bhrami; nāma—llamada; tat-sutau—sus hijos; kalpa—Kalpa; vatsarau—Vatsara.

Traducción

El gran sabio Maitreya dijo: Mi querido Vidura, poco después, Dhruva Mahārāja se casó con Bhrami, la hija de Prajāpati Śiśumāra, con la cual tuvo dos hijos, Kalpa y Vatsara.

Significado

Según parece, Dhruva Mahārāja se casó una vez instalado en el trono de su padre, después de que este se marchara al bosque en busca de la autorrealización. Mahārāja Uttānapāda era muy afectuoso con su hijo, y como padre, tenía el deber de casar a sus hijos lo antes posible. A este respecto, es muy importante señalar el motivo por el cual se marchó sin haber casado a Dhruva Mahārāja: Mahārāja Uttānapāda era un rājarṣi, un rey santo, y como tal, a pesar de su dedicación a la política y a sus deberes en la administración del gobierno, mantenía un gran deseo por alcanzar la autorrealización. Por esa razón, en cuanto vio que su hijo Dhruva Mahārāja estaba preparado para hacerse cargo del gobierno, el rey aprovechó la oportunidad para abandonar el hogar, tal como había hecho su hijo, el cual, libre de temor, se había ido de casa en busca de la autorrealización cuando solo tenía cinco años de edad. Estos ejemplos son poco frecuentes, y nos permiten ver que la iluminación espiritual supera en importancia a todas las demás ocupaciones, por importantes que sean. Mahārāja Uttānapāda sabía muy bien que casar a su hijo Dhruva Mahārāja no era algo tan importante como para retrasar su partida al bosque en busca de la autorrealización.

Texto

ilāyām api bhāryāyāṁ
vāyoḥ putryāṁ mahā-balaḥ
putram utkala-nāmānaṁ
yoṣid-ratnam ajījanat

Palabra por palabra

ilāyām—a su esposa, de nombre Ilā; api—también; bhāryāyām—a su esposa; vāyoḥ—del semidiós Vāyu (el controlador del aire); putryām—a la hija; mahā-balaḥ—el muy poderoso Dhruva Mahārāja; putram—hijo; utkala—Utkala; nāmānam—de nombre; yoṣit—mujer; ratnam—joya; ajījanat—engendró.

Traducción

El muy poderoso Dhruva Mahārāja tuvo otra esposa, de nombre Ilā, que era la hija del semidiós Vāyu. Con ella tuvo un hijo al que llamó Utkala, y una hija muy hermosa.

Texto

uttamas tv akṛtodvāho
mṛgayāyāṁ balīyasā
hataḥ puṇya-janenādrau
tan-mātāsya gatiṁ gatā

Palabra por palabra

uttamaḥ—Uttama; tu—pero; akṛta—sin; udvāhaḥ—matrimonio; mṛgayāyām—en una cacería; balīyasā—muy poderoso; hataḥ—fue matado; puṇya-janena—por un yakṣa; adrau—en los Himālayas; tat—su; mātā—madre (Suruci); asya—de su hijo; gatim—camino; gatā—siguió.

Traducción

Uttama, el hermano menor de Dhruva Mahārāja, que todavía era soltero, fue una vez de cacería a los Himālayas y un poderoso yakṣa lo mató. Su madre, Suruci, siguió su mismo camino [murió].

Texto

dhruvo bhrātṛ-vadhaṁ śrutvā
kopāmarṣa-śucārpitaḥ
jaitraṁ syandanam āsthāya
gataḥ puṇya-janālayam

Palabra por palabra

dhruvaḥ—Dhruva Mahārāja; bhrātṛ-vadham—la muerte de su hermano; śrutvā—al escuchar la noticia; kopa—ira; amarṣa—venganza; śucā—lamentación; arpitaḥ—lleno de; jaitram—victoriosa; syandanam—cuadriga; āsthāya—montando; gataḥ—partió; puṇya-jana-ālayam—a la ciudad de los yakṣas.

Traducción

Cuando se enteró de que los yakṣas habían matado a su hermano Uttama en los Himālayas, Dhruva Mahārāja, dominado por la ira y la lamentación, montó en su cuadriga y partió a la conquista de Alakāpurī, la ciudad de los yakṣas.

Significado

La ira de Dhruva Mahārāja, el pesar que le sobrecogió, y el odio que sintió contra sus enemigos, no eran incompatibles con su posición como gran devoto. Se equivoca quien piense que el devoto no debe enfurecerse, ni sentir odio, ni deshacerse en lamentos. Ante la indigna muerte de su hermano, Dhruva Mahārāja, como rey, tenía el deber de vengarse de los yakṣas de los Himālayas.

Texto

gatvodīcīṁ diśaṁ rājā
rudrānucara-sevitām
dadarśa himavad-droṇyāṁ
purīṁ guhyaka-saṅkulām

Palabra por palabra

gatvā—yendo; udīcīm—norte; diśam—en dirección; rājā—el rey Dhruva; rudra-anucara—por seguidores de Rudra, el Señor Śiva; sevitām—habitada; dadarśa—vio; himavat—de los Himālayas; droṇyām—en un valle; purīm—una ciudad; guhyaka—personas fantasmales; saṅkulām—llena de.

Traducción

Dhruva Mahārāja partió en dirección norte de la cordillera de los Himālayas. En un valle vio una ciudad llena de personas fantasmales, seguidores del Señor Śiva.

Significado

En este verso se indica que los yakṣas son más o menos devotos del Señor Śiva. De esa afirmación podemos deducir que los yakṣas son las tribus de los Himālayas, como por ejemplo, los tibetanos.

Texto

dadhmau śaṅkhaṁ bṛhad-bāhuḥ
khaṁ diśaś cānunādayan
yenodvigna-dṛśaḥ kṣattar
upadevyo ’trasan bhṛśam

Palabra por palabra

dadhmau—sopló; śaṅkham—caracola; bṛhat-bāhuḥ—el de los poderosos brazos; kham—el cielo; diśaḥ ca—y todas las direcciones; anunādayan—hacer retumbar; yena—por el cual; udvigna-dṛśaḥ—cuyo aspecto reflejaba gran ansiedad; kṣattaḥ—mi querido Vidura; upadevyaḥ—las esposas de los yakṣas; atrasan—se aterrorizaron; bhṛśam—mucho.

Traducción

Maitreya continuó: Mi querido Vidura, tan pronto como llegó a Alakāpurī, Dhruva Mahārāja sopló en su caracola, cuyo sonido retumbó por todo el cielo y en todas direcciones. Las esposas de los yakṣas estaban aterradas; sus ojos reflejaban la gran ansiedad que sentían.

Texto

tato niṣkramya balina
upadeva-mahā-bhaṭāḥ
asahantas tan-ninādam
abhipetur udāyudhāḥ

Palabra por palabra

tataḥ—a continuación; niṣkramya—salir; balinaḥ—muy poderosos; upadeva—de Kuvera; mahā-bhaṭāḥ—grandes soldados; asahantaḥ—no pudiendo consentir; tat—de la caracola; ninādam—sonido; abhipetuḥ—atacaron; udāyudhāḥ—llevando diversas armas.

Traducción

¡Oh, heroico Vidura!, no pudiendo consentir la resonante vibración de la caracola de Dhruva Mahārāja, los muy poderosos héroes de los yakṣas salieron de la ciudad y atacaron a Dhruva con sus armas.

Texto

sa tān āpatato vīra
ugra-dhanvā mahā-rathaḥ
ekaikaṁ yugapat sarvān
ahan bāṇais tribhis tribhiḥ

Palabra por palabra

saḥ—Dhruva Mahārāja; tān—todos ellos; āpatataḥ—cayendo sobre él; vīraḥ—héroe; ugra-dhanvā—arquero poderoso; mahā-rathaḥ—que podía luchar contra muchas cuadrigas; eka-ekam—una tras otra; yugapat—a la vez; sarvān—a todos ellos; ahan—mató; bāṇaiḥ—con flechas; tribhiḥ tribhiḥ—de tres en tres.

Traducción

Dhruva Mahārāja, que era un gran auriga, y sin duda también un gran arquero, de inmediato comenzó a matarlos disparando sus flechas de tres en tres.

Texto

te vai lalāṭa-lagnais tair
iṣubhiḥ sarva eva hi
matvā nirastam ātmānam
āśaṁsan karma tasya tat

Palabra por palabra

te—ellos; vai—ciertamente; lalāṭa-lagnaiḥ—dirigidas a sus cabezas; taiḥ—por aquellas; iṣubhiḥ—flechas; sarve—todas ellas; eva—ciertamente; hi—sin error; matvā—pensando; nirastam—derrotados; ātmānam—ellos mismos; āśaṁsan—alabaron; karma—acción; tasya—de él; tat—aquella.

Traducción

Cuando los héroes de los yakṣas vieron que Dhruva Mahārāja amenazaba de aquella forma sus cabezas, no les costó entender que estaban en peligro, y llegaron a la conclusión de que su derrota era segura. Aun así, como héroes que eran, alabaron la acción de Dhruva.

Significado

En este verso es muy significativo el espíritu deportivo de la lucha. Los yakṣas recibieron un violento ataque. Sin embargo, a pesar de que Dhruva Mahārāja era su enemigo, al presenciar sus maravillosas proezas heróicas, se sintieron muy complacidos con él. Este honesto reconocimiento de la destreza del enemigo es característico del auténtico espíritu kṣatriya.

Texto

te ’pi cāmum amṛṣyantaḥ
pāda-sparśam ivoragāḥ
śarair avidhyan yugapad
dvi-guṇaṁ pracikīrṣavaḥ

Palabra por palabra

te—los yakṣas; api—también; ca—y; amum—a Dhruva; amṛṣyantaḥ—no pudiendo soportar; pāda-sparśam—ser tocadas por los pies; iva—como; uragāḥ—serpientes; śaraiḥ—con flechas; avidhyan—dispararon; yugapat—a la vez; dvi-guṇam—el doble; pracikīrṣavaḥ—tratando de desquitarse.

Traducción

Como serpientes que no pueden soportar que nadie las pisotee, los yakṣas, no pudiendo soportar el maravilloso poderío de Dhruva Mahārāja, dispararon el doble de flechas que él —seis cada soldado—, manifestando con gran valentía su propia destreza.

Texto

tataḥ parigha-nistriṁśaiḥ
prāsaśūla-paraśvadhaiḥ
śakty-ṛṣṭibhir bhuśuṇḍībhiś
citra-vājaiḥ śarair api
abhyavarṣan prakupitāḥ
sarathaṁ saha-sārathim
icchantas tat pratīkartum
ayutānāṁ trayodaśa

Palabra por palabra

tataḥ—inmediatamente después; parigha—con porras de hierro; nistriṁśaiḥ—y espadas; prāsa-śūla—con tridentes; paraśvadhaiḥ—y lanzas; śakti—con picas; ṛṣṭibhiḥ—y arpones; bhuśuṇḍībhiḥ—con armas bhuśuṇḍī; citra-vājaiḥ—con diversas plumas; śaraiḥ—con flechas; api—también; abhyavarṣan—descargaron una lluvia sobre Dhruva; prakupitāḥ—iracundos; sa-ratham—y sobre su cuadriga; saha-sārathim—y sobre su auriga; icchantaḥ—deseando; tat—actividades de Dhruva; pratīkartum—contrarrestar; ayutānām—de decenas de miles; trayodaśa—trece.

Traducción

Había 130 000 soldados yakṣas, todos muy iracundos y deseosos de echar por tierra las maravillosas actividades de Dhruva Mahārāja. Con toda su fuerza, descargaron sobre Mahārāja Dhruva, su cuadriga y su auriga, una lluvia de diversos tipos de flechas emplumadas, parighas [porras de hierro], nistriṁśas [espadas], prāsaśūlas [tridentes], paraśvadhas [lanzas], śaktis [picas], ṛṣṭis [arpones], y armas bhuśuṇḍī.

Texto

auttānapādiḥ sa tadā
śastra-varṣeṇa bhūriṇā
na evādṛśyatācchanna
āsāreṇa yathā giriḥ

Palabra por palabra

auttānapādiḥ—Dhruva Mahārāja; saḥ—él; tadā—en ese momento; śastra-varṣeṇa—con una lluvia de armas; bhūriṇā—incesante; na—no; eva—ciertamente; adṛśyata—era visible; ācchannaḥ—estando cubierto; āsāreṇa—con la lluvia constante; yathā—como; giriḥ—una montaña.

Traducción

Una lluvia incesante de armas cubrió por completo a Dhruva Mahārāja, como cuando una lluvia incesante cubre una montaña.

Significado

En relación con esto, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura apunta que Dhruva Mahārāja fue cubierto por las incesantes flechas del enemigo, pero eso no significa que sucumbiese en la batalla. Es muy apropiado el ejemplo del pico de una montaña cubierto por una incesante lluvia, pues esa lluvia incesante limpia el cuerpo de la montaña de todas las cosas sucias. De manera similar, la incesante lluvia de flechas renovó el vigor de Dhruva Mahārāja para derrotar al enemigo. En otras palabras, se limpió de cualquier incapacitación que pudiera tener.

Texto

hāhā-kāras tadaivāsīt
siddhānāṁ divi paśyatām
hato ’yaṁ mānavaḥ sūryo
magnaḥ puṇya-janārṇave

Palabra por palabra

hāhā-kāraḥ—tumulto de contrariedad; tadā—en ese momento; eva—ciertamente; āsīt—se manifestó; siddhānām—de todos los habitantes de Siddhaloka; divi—en el cielo; paśyatām—que estaban observando la batalla; hataḥ—matado; ayam—ese; mānavaḥ—nieto de Manu; sūryaḥ—Sol; magnaḥ—puesto; puṇya-jana—de los yakṣas; arṇave—en el mar.

Traducción

Todos los siddhas de los sistemas planetarios superiores, que observaban la batalla desde el cielo, cuando vieron que las incesantes flechas enemigas cubrían a Dhruva Mahārāja, rugieron tumultuosamente: «¡El nieto de Manu, Dhruva, está perdido!». Gritaban diciendo que Dhruva Mahārāja era como el Sol, y que ahora se había puesto en el mar de los yakṣas.

Significado

En este verso, la palabra mānava, que se suele emplear en el sentido de «ser humano», es muy significativa. En este verso, mānava califica a Dhruva Mahārāja como «descendiente de Manu». Toda la sociedad humana, y no solo Dhruva Mahārāja, desciende de Manu. Según la civilización védica, Manu es el legislador. En la India, todavía hoy los hindúes siguen sus leyes. Es decir, todos los miembros de la sociedad humana son mānava, descendientes de Manu, pero Dhruva Mahārāja es un mānava especial, porque es un gran devoto.

Los habitantes del planeta Siddhaloka, que pueden volar por el cielo sin necesidad de aviones, sentían ansiedad por la situación de Dhruva Mahārāja en el campo de batalla. Śrīla Rūpa Gosvāmī dice que el devoto no solo está bien protegido por el Señor Supremo, sino que su seguridad y protección preocupa también a los semidioses, e incluso a los hombres corrientes. En este verso también es significativa la comparación de Dhruva Mahārāja sumergiéndose en el mar de los yakṣas. Cuando el sol se pone en el horizonte, parece que se hunde en el mar, pero en realidad, el sol no está en dificultades. De la misma manera, aunque Dhruva pareció hundirse en el mar de los yakṣas, no estaba en dificultades. El hecho de que hubiera pasado sus apuros (porque, después de todo, era una guerra, y en las actividades bélicas siempre hay que defenderse) no significaba que Dhruva Mahārāja estuviera vencido. Era como el sol, que, a su debido tiempo, al final de la noche, vuelve a levantarse.

Texto

nadatsu yātudhāneṣu
jaya-kāśiṣv atho mṛdhe
udatiṣṭhad rathas tasya
nīhārād iva bhāskaraḥ

Palabra por palabra

nadatsu—mientras exclamaban; yātudhāneṣu—los fantasmales yakṣas; jaya-kāśiṣu—proclamando victoria; atho—entonces; mṛdhe—en la lucha; udatiṣṭhat—reapareció; rathaḥ—la cuadriga; tasya—de Dhruva Mahārāja; nīhārāt—de la niebla; iva—como; bhāskaraḥ—el Sol.

Traducción

Los yakṣas, viéndose temporalmente victoriosos, exclamaron que habían vencido a Dhruva Mahārāja, pero entonces reapareció de pronto la cuadriga de Dhruva, como el Sol, que de pronto aparece del espesor de la niebla.

Significado

Aquí se compara a Dhruva Mahārāja con el sol, y a la gran asamblea de yakṣas, con la espesa niebla. Comparada con el sol, la niebla es insignificante. Aunque a veces se ve que la niebla cubre al sol, en realidad no hay nada que pueda cubrir al sol. Tal vez las nubes nos tapen la vista, pero nunca pueden cubrir al sol. Esta comparación con el sol confirma la grandeza de Dhruva Mahārāja en toda circunstancia.

Texto

dhanur visphūrjayan divyaṁ
dviṣatāṁ khedam udvahan
astraughaṁ vyadhamad bāṇair
ghanānīkam ivānilaḥ

Palabra por palabra

dhanuḥ—su arco; visphūrjayan—tañido; divyam—maravilloso; dviṣatām—de los enemigos; khedam—lamentación; udvahan—creando; astra-ogham—armas de distintos tipos; vyadhamat—dispersó; bāṇaiḥ—con sus flechas; ghana—de nubes; anīkam—un ejército; iva—como; anilaḥ—el viento.

Traducción

El silbido de las flechas de Dhruva Mahārāja y el tañido de su arco fue causa de lamentación para los corazones de sus enemigos. Lanzando flechas sin cesar, reducía a añicos todas las armas enemigas, como una ráfaga de viento dispersa las nubes que llenan el cielo.

Texto

tasya te cāpa-nirmuktā
bhittvā varmāṇi rakṣasām
kāyān āviviśus tigmā
girīn aśanayo yathā

Palabra por palabra

tasya—de Dhruva; te—aquellas flechas; cāpa—del arco; nirmuktāḥ—lanzadas; bhittvā—habiendo acribillado; varmāṇi—los escudos; rakṣasām—de los demonios; kāyān—los cuerpos; āviviśuḥ—entraron; tigmāḥ—afiladas; girīn—montañas; aśanayaḥ—rayos; yathā—tal como.

Traducción

Con las afiladas flechas que salían de su arco, Dhruva Mahārāja acribilló los escudos y los cuerpos del enemigo, tal como los rayos del rey del cielo derriban los cuerpos de las montañas.

Texto

bhallaiḥ sañchidyamānānāṁ
śirobhiś cāru-kuṇḍalaiḥ
ūrubhir hema-tālābhair
dorbhir valaya-valgubhiḥ
hāra-keyūra-mukuṭair
uṣṇīṣaiś ca mahā-dhanaiḥ
āstṛtās tā raṇa-bhuvo
rejur vīra-mano-harāḥ

Palabra por palabra

bhallaiḥ—por sus flechas; sañchidyamānānām—de los yakṣas despedazados; śirobhiḥ—con cabezas; cāru—hermosos; kuṇḍalaiḥ—con pendientes; ūrubhiḥ—con muslos; hema-tālābhaiḥ—como palmeras doradas; dorbhiḥ—con brazos; valaya-valgubhiḥ—con hermosos brazaletes; hāra—con collares de flores; keyūra—pulseras; mukuṭaiḥ—y yelmos; uṣṇīṣaiḥ—con turbantes; ca—también; mahā-dhanaiḥ—muy valiosos; āstṛtāḥ—cubierto; tāḥ—aquellos; raṇa-bhuvaḥ—campo de batalla; rejuḥ—emitían destellos; vīra—de los héroes; manaḥ-harāḥ—confundiendo la mente.

Traducción

El gran sabio Maitreya continuó: Mi querido Vidura, las cabezas de los yakṣas que caían despedazados por las flechas de Dhruva Mahārāja estaban muy bellamente ataviadas con turbantes y pendientes. Las piernas de sus cuerpos eran tan hermosas como palmeras doradas, sus brazos estaban adornados con brazaletes y pulseras de oro, y en sus cabezas llevaban yelmos de gran valor, con incrustaciones de oro. Todos esos ornamentos, esparcidos por el campo de batalla, eran muy atractivos, y podían confundir la mente de un héroe.

Significado

Parece ser que en aquellos días los soldados tenían por costumbre ir al campo de batalla muy adornados con valiosos ornamentos de oro, yelmos y turbantes, y cuando morían, el enemigo se llevaba el botín. Su caída en el campo de batalla con las muchas prendas de oro que les adornaban, suponía una lucrativa oportunidad para los héroes.

Texto

hatāvaśiṣṭā itare raṇājirād
rakṣo-gaṇāḥ kṣatriya-varya-sāyakaiḥ
prāyo vivṛkṇāvayavā vidudruvur
mṛgendra-vikrīḍita-yūthapā iva

Palabra por palabra

hata-avaśiṣṭāḥ—el resto de los soldados, los que no murieron; itare—otros; raṇa-ajirāt—del campo de batalla; rakṣaḥ-gaṇāḥ—los yakṣas; kṣatriya-varya—del más grande de los kṣatriyas (guerreros); sāyakaiḥ—por las flechas; prāyaḥ—en su mayor parte; vivṛkṇa—despedazados; avayavāḥ—los miembros de sus cuerpos; vidudruvuḥ—huyeron; mṛgendra—por un león; vikrīḍita—derrotados; yūthapāḥ—elefantes; iva—como.

Traducción

Los yakṣas que, de una u otra forma, se salvaron de la muerte, comenzaron a huir como elefantes derrotados por un león, con sus cuerpos mutilados por las flechas del gran guerrero Dhruva Mahārāja.

Texto

apaśyamānaḥ sa tadātatāyinaṁ
mahā-mṛdhe kañcana mānavottamaḥ
purīṁ didṛkṣann api nāviśad dviṣāṁ
na māyināṁ veda cikīrṣitaṁ janaḥ

Palabra por palabra

apaśyamānaḥ—mientras no observaba; saḥ—Dhruva; tadā—en ese momento; ātatāyinam—soldados enemigos armados; mahā-mṛdhe—en aquel gran campo de batalla; kañcana—ninguno; mānava-uttamaḥ—el mejor de los seres humanos; purīm—la ciudad; didṛkṣan—deseando ver; api—aunque; na āviśat—no entró; dviṣām—de los enemigos; na—no; māyinām—de los místicos; veda—conoce; cikīrṣitam—los planes; janaḥ—nadie.

Traducción

Dhruva Mahārāja, el mejor de los seres humanos, observó que en aquel gran campo de batalla no quedaba en pie ni un solo soldado enemigo debidamente armado. Entonces deseó ver la ciudad de Alakāpurī, pero pensó: «¿Quién sabe qué estarán tramando los místicos yakṣas?».

Texto

iti bruvaṁś citra-rathaḥ sva-sārathiṁ
yattaḥ pareṣāṁ pratiyoga-śaṅkitaḥ
śuśrāva śabdaṁ jaladher iveritaṁ
nabhasvato dikṣu rajo ’nvadṛśyata

Palabra por palabra

iti—de ese modo; bruvan—hablando; citra-rathaḥ—Dhruva Mahārāja, cuya cuadriga era muy hermosa; sva-sārathim—a su auriga; yattaḥ—estando en guardia; pareṣām—de sus enemigos; pratiyoga—contraataque; śaṅkitaḥ—recelando; śuśrāva—escucharon; śabdam—sonido; jaladheḥ—del océano; iva—como si; īritam—resonase; nabhasvataḥ—debido al viento; dikṣu—en todas direcciones; rajaḥ—polvo; anu—entonces; adṛśyata—se percibió.

Traducción

Pero mientras Dhruva Mahārāja hablaba con su auriga, recelando del poder místico de sus enemigos, escucharon un sonido espantoso; era como si el océano entero estuviese allí, y vieron que del cielo, y en todas direcciones, una gran tormenta de polvo caía sobre ellos.

Texto

kṣaṇenācchāditaṁ vyoma
ghanānīkena sarvataḥ
visphurat-taḍitā dikṣu
trāsayat-stanayitnunā

Palabra por palabra

kṣaṇena—en un instante; ācchāditam—fue cubierto; vyoma—el cielo; ghana—de espesas nubes; anīkena—con una masa; sarvataḥ—en todas partes; visphurat—deslumbrantes; taḍitā—con relámpagos; dikṣu—en todas direcciones; trāsayat—amenazadores; stanayitnunā—con truenos.

Traducción

En un instante, todo el cielo se cubrió de espesas nubes, y sonaron truenos amenazadores. Los relámpagos eléctricos cegaban la vista, y comenzó a llover con violencia.

Texto

vavṛṣū rudhiraughāsṛk-
pūya-viṇ-mūtra-medasaḥ
nipetur gaganād asya
kabandhāny agrato ’nagha

Palabra por palabra

vavṛṣuḥ—llovía; rudhira—de sangre; ogha—una inundación; asṛk—moco; pūya—pus; viṭ—excremento; mūtra—orina; medasaḥ—y médula; nipetuḥ—comenzó a caer; gaganāt—del cielo; asya—de Dhruva; kabandhāni—troncos humanos; agrataḥ—en frente; anagha—¡oh, inmaculado Vidura!

Traducción

Mi querido Vidura, ¡oh, tú, el intachable!, era una lluvia de sangre, moco, pus, excremento, orina y médula, que caía con violencia ante Dhruva Mahārāja; del cielo caían también troncos humanos.

Texto

tataḥ khe ’dṛśyata girir
nipetuḥ sarvato-diśam
gadā-parigha-nistriṁśa-
musalāḥ sāśma-varṣiṇaḥ

Palabra por palabra

tataḥ—a continuación; khe—en el cielo; adṛśyata—se hizo visible; giriḥ—una montaña; nipetuḥ—caían; sarvataḥ-diśam—de todas las direcciones; gadā—mazas; parigha—porras de hierro; nistriṁśa—espadas; musalāḥ—otro tipo de mazas; sa-aśma—piedras de gran tamaño; varṣiṇaḥ—con una lluvia de.

Traducción

Después apareció en el cielo una gran montaña, y de todas las direcciones caía granizo, junto con lanzas, mazas, espadas, porras de hierro y piedras de gran tamaño.

Texto

ahayo ’śani-niḥśvāsā
vamanto ’gniṁ ruṣākṣibhiḥ
abhyadhāvan gajā mattāḥ
siṁha-vyāghrāś ca yūthaśaḥ

Palabra por palabra

ahayaḥ—serpientes; aśani—rayos; niḥśvāsāḥ—respirando; vamantaḥ—vomitando; agnim—fuego; ruṣā-akṣibhiḥ—con ojos iracundos; abhyadhāvan—se abalanzaban; gajāḥ—elefantes; mattāḥ—enloquecidos; siṁha—leones; vyāghrāḥ—tigres; ca—también; yūthaśaḥ—en grupos.

Traducción

Dhruva Mahārāja vio también muchas grandes serpientes de ojos iracundos, que vomitaban fuego y venían a devorarle, junto con grupos de elefantes enloquecidos, leones y tigres.

Texto

samudra ūrmibhir bhīmaḥ
plāvayan sarvato bhuvam
āsasāda mahā-hrādaḥ
kalpānta iva bhīṣaṇaḥ

Palabra por palabra

samudraḥ—el mar; ūrmibhiḥ—con olas; bhīmaḥ—feroz; plāvayan—inundando; sarvataḥ—en todas las direcciones; bhuvam—la Tierra; āsasāda—avanzó; mahā-hrādaḥ—haciendo grandes sonidos; kalpa-ante—(la disolución) al final de un kalpa; iva—como; bhīṣaṇaḥ—aterrador.

Traducción

Luego, como si fuese el momento de la disolución del mundo entero, un mar feroz, de espumosas olas y estruendosos rugidos, avanzó hacia él.

Texto

evaṁ-vidhāny anekāni
trāsanāny amanasvinām
sasṛjus tigma-gataya
āsuryā māyayāsurāḥ

Palabra por palabra

evam-vidhāni—(fenómenos) como este; anekāni—muchas clases de; trāsanāni—temibles; amanasvinām—a los poco inteligentes; sasṛjuḥ—crearon; tigma-gatayaḥ—de naturaleza aborrecible; āsuryā—demoníaca; māyayā—con alucinaciones; asurāḥ—los demonios.

Traducción

Los demonios yakṣas tienen una naturaleza enormemente aborrecible, y con su demoníaco poder alucinatorio pueden crear muchos fenómenos extraños para aterrorizar a los poco inteligentes.

Texto

dhruve prayuktām asurais
tāṁ māyām atidustarām
niśamya tasya munayaḥ
śam āśaṁsan samāgatāḥ

Palabra por palabra

dhruve—contra Dhruva; prayuktām—infligido; asuraiḥ—por los demonios; tām—aquel; māyām—poder místico; ati-dustarām—muy peligroso; niśamya—después de escuchar; tasya—su; munayaḥ—los grandes sabios; śam—buena fortuna; āśaṁsan—dando ánimos para; samāgatāḥ—se reunieron.

Traducción

Cuando escucharon que los demonios, con sus truculentas alucinaciones místicas, estaban imponiéndose a Dhruva Mahārāja, los grandes sabios, inmediatamente, se reunieron para animar a Dhruva con consejos auspiciosos.

Texto

munaya ūcuḥ
auttānapāda bhagavāṁs tava śārṅgadhanvā
devaḥ kṣiṇotv avanatārti-haro vipakṣān
yan-nāmadheyam abhidhāya niśamya cāddhā
loko ’ñjasā tarati dustaram aṅga mṛtyum

Palabra por palabra

munayaḥ ūcuḥ—los sabios dijeron; auttānapāda—¡oh, hijo del rey Uttānapāda!; bhagavān—la Suprema Personalidad de Dios; tava—tu; śārṅga-dhanvā—el que lleva el arco llamado Śārṅga; devaḥ—el Señor; kṣiṇotu—que mate; avanata—del alma entregada; ārti—los sufrimientos; haraḥ—que aparta; vipakṣān—enemigos; yat—cuyo; nāmadheyam—santo nombre; abhidhāya—pronunciar; niśamya—escuchar; ca—también; addhā—inmediatamente; lokaḥ—personas; añjasā—por completo; tarati—superan; dustaram—insuperable; aṅga—¡oh, Dhruva!; mṛtyum—muerte.

Traducción

Todos los sabios dijeron: Querido Dhruva, ¡oh, hijo de rey Uttānapāda!, que la Suprema Personalidad de Dios Śārṅgadhanvā, el que alivia los sufrimientos de Sus devotos, mate a todos los enemigos que te amenazan. El santo nombre del Señor es tan poderoso como el Señor mismo. Por eso, con solo cantar y escuchar el santo nombre del Señor, muchos hombres pueden protegerse por completo, y sin dificultad, de la muerte cruel. Así es salvado el devoto.

Significado

Los grandes ṛṣis se dirigieron a Dhruva Mahārāja en un momento en que su mente estaba perpleja debido a las proezas mágicas de los yakṣas. El devoto siempre está protegido por la Suprema Personalidad de Dios. Él fue quien inspiró a los sabios a que animasen a Dhruva Mahārāja y le asegurasen que, siendo un alma plenamente entregada al Señor Supremo, no corría peligro. Si, por la gracia del Señor, un devoto, a la hora de la muerte, puede simplemente cantar Su santo nombre —Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa, Hare Hare / Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare—, ese mahā-mantra es suficiente para permitirle de inmediato pasar por encima del gran océano del cielo material y entrar en el cielo espiritual, sin tener que regresar jamás al ciclo de nacimientos y muertes. Puesto que el canto del santo nombre del Señor es suficiente para pasar por encima del océano de muerte, no cabía duda de que Dhruva Mahārāja podía pasar por encima de las proezas de la magia alucinatoria de los yakṣas, que por el momento habían perturbado su mente.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta correspondientes al capítulo décimo del Canto Cuarto del Śrīmad-Bhāgavatam, titulado: «Dhruva Mahārāja lucha con los yakṣas».