Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.3.20

Texto

snigdha-smitāvalokena
vācā pīyūṣa-kalpayā
caritreṇānavadyena
śrī-niketena cātmanā

Palabra por palabra

snigdha—bondadosa; smita-avalokena—mediante una mirada con una dulce sonrisa; vācā—mediante palabras; pīyūṣa-kalpayā—semejantes al néctar; caritreṇa—mediante el carácter; anavadyena—sin defecto; śrī—fortuna; niketena—residencia; ca—y; ātmanā—mediante Su cuerpo trascendental.

Traducción

Él estaba ahí en Su cuerpo trascendental, la residencia de la diosa de la fortuna, con Su acostumbrada cara, bondadosa y dulcemente sonriente, Sus nectáreas palabras y Su intachable carácter.

Significado

En el verso anterior se describe que Śrī Kṛṣṇa, teniendo pleno dominio de las verdades de la filosofía sāṅkhya, está desapegado de todas las clases de materia. En este verso se describe que es la residencia de la diosa de la fortuna. Estas dos cosas no son en absoluto contradictorias. Śrī Kṛṣṇa está desapegado de la variedad de la naturaleza inferior, pero disfruta de la naturaleza espiritual, Su potencia interna, de forma eterna y bienaventurada. Aquel que posea una débil base de conocimiento no puede entender esta diferencia que hay entre las potencias externa e interna. En el Bhagavad-gītā se dice que la potencia interna es la parā prakṛti. También en el Viṣṇu Purāṇa se dice que la potencia interna de Viṣṇu es parā śakti. El Señor nunca Se desapega de la compañía de parā śakti. Esta parā śakti y sus manifestaciones se describen en la Brahma-saṁhitā (5.37) como ānanda-cinmaya-rasa-pratibhāvitābhiḥ. El Señor está eternamente jubiloso y lleno de conocimiento por el sabor que obtiene de semejante dicha trascendental. La negación de la variedad de la energía inferior no requiere de la negación de la bienaventuranza trascendental positiva del mundo espiritual. Por lo tanto, la bondad del Señor, Su sonrisa, Su carácter y todo lo relacionado con Él, son trascendentales. Dichas manifestaciones de la potencia interna constituyen la realidad, de la cual la sombra material es solo una representación temporal de la que deben estar desapegados todos aquellos que tengan conocimiento correcto.