Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 2.2.20

Texto

nābhyāṁ sthitaṁ hṛdy adhiropya tasmād
udāna-gatyorasi taṁ nayen muniḥ
tato ’nusandhāya dhiyā manasvī
sva-tālu-mūlaṁ śanakair nayeta

Palabra por palabra

nābhyām—en el ombligo; sthitam—situado; hṛdi—en el corazón; adhiropya—colocando; tasmāt—desde ahí; udāna—elevándose; gatyā—fuerza; urasi—en el pecho; tam—después; nayet—debe tirar; muniḥ—el devoto meditativo; tataḥ—a ellos; anusandhāya—tan solo para buscar; dhiyā—mediante la inteligencia; manasvī—el meditativo; sva-tālu-mūlam—en la base del paladar; śanakaiḥ—lentamente; nayeta—pueda ser llevado dentro.

Traducción

El devoto meditativo debe empujar lentamente el aire vital desde el ombligo hasta el corazón, desde ahí hasta el pecho, y desde ahí hasta la base del paladar. Él debe buscar con inteligencia los lugares apropiados.

Significado

Hay seis círculos en los que se mueve el aire vital, y el bhakti-yogī inteligente debe buscar esos lugares con inteligencia y con una actitud meditativa. Entre dichos lugares, el que se acaba de mencionar es el svādhiṣṭhāna-cakra, o la central de energía del aire vital, y por encima de este, justo por debajo del abdomen y el ombligo, está el maṇipūraka-cakra. Cuando se busca un lugar más arriba, en el corazón, se llega al anāhata-cakra, y aún más arriba, cuando el aire vital se coloca en la base del paladar, se llega al viśuddhi-cakra.